Publicidad
Lunes, 22 Febrero 2016 04:41

LEWIN: Concierto homenaje al fallecido cantautor y lanzamiento de 'La Tristeza de la vía láctea'

Escrito por  Publicado en Conciertos recomendados 2018-2019 , Cantautores

Las pasadas navidades el cantautor Lewin fallecía y con él pareció que desaparecía también la posibilidad de que el mundo escuchara la música tan especial que era capaz de hacer.

Pero sus amigos y compañeros no querían permitir que el trabajo tan único que Lewin había hecho fuera en balde y decidieron seguir adelante para honrar su memoria, con todo lo que el mismo había planeado. El mes de marzo verá la luz su álbum La Tristeza de la vía láctea.


Andrés y su música llegaron a sitios en mí que nunca antes había descubierto y que probablemente nunca pueda volver a explorar, Andrés y su música eran uno, con la muerte de Andrés murió también el mapa que llevaba a esos lugares irrepetibles.

La tristeza de la vía láctea es sin duda la producción que más emociones me ha despertado, tanto durante su creación junto a Andrés y su “locura”, como esa horrible sensación de vacío al terminar cada mezcla y no poder disfrutarla junto a el.

Un disco imprescindible para cualquiera, donde no existe el prejuicio y que rebosa verdad ,  fuimos completamente libres haciendo este disco y Andrés me guió hacia donde el quería básicamente con su mirada, una mirada que se ilusionaba con cada nota y te hacía sentir enorme, nunca nadie vivió tan feliz la producción de un disco.

Para mí el éxito llega cuando eres capaz de emocionarte con tu propia obra y disfrutarla como si fuera ajena, por eso pienso que Andrés se fue siendo un triunfador, le encantaba su disco y se sentía enormemente orgulloso, y eso hablando de Andrés es haber tocado el cielo.

Pablo Cebrián


Supongo que Andrés estaba intrigado con el diseño del disco, porque me preguntaba por él de vez en cuando. Yo le hablaba de una idea que tenía par unas ilustraciones, pero nunca le expliqué en qué consistía.

Me escribía mensajes como estos: “entonces mi portada es memorable”, “La gente va a soñar con ella y va a necesitar comprarla y tenerla” ”te preguntarán ¿cómo la hiciste?, y tú hablarás de energías y fuerzas que actuaron a través de ti”.  En otra ocasión me dijo ”espero que la gente compre el disco POR LA PORTADA Y NO POR EL CONTENIDO. Si no, habrás fracasado”

Me decía cosas maravillosas de ese tipo ¡Dios, cómo voy a echar de menos nuestras conversaciones de wathsapp!

Tenía lista la portada semanas antes de que Andrés nos dejara, pero evité enseñársela antes de acabar el desarrollo completo del diseño; temía que no le gustase de manera aislada. Siento una pena e impotencia espantosas porque no llegase a verla.

Supongo que la relación de las ilustraciones con los acontecimientos es casual; supongo que es así, mi sistema de creencias no me permite verlo realmente de otro modo. Aunque son muchas las casualidades conectadas con su muerte, y esto me lleva a cuestionarme algunas cosas. En ese sentido, releyendo mensajes de Andrés, me he encontrado con esto

“…es que el principito es fundamental en esta historia: yo soy el principito, consensuando la muerte con la picadura de la cobra, para poder volver a mi asteroide, pues en la tierra estoy triste y estoy haciendo tiempo. Y finalmente regreso a mi planeta amado/Halley a cultivar la más tierna flor (la rosa). Claro, esa es la historia, claro! Que lo sepas”

Como dijo Teresa, una gran amiga común, hablando de nuestra incomprensión ante su muerte “No me parece definitivo, aún creo que habrá otro capítulo” En fin…    

Jesús Sarabia


Cuando pienso en Andrés, le recuerdo bailando en el estudio con una piña en la mano. Decía que le daba suerte, y la abrazaba todo el rato. Estaba feliz con su disco, pocas veces he visto a alguien tan feliz y tan convencido con el trabajo que ha hecho. Escuchaba las canciones en bucle por las noches, una y otra vez. No tenía fin.

Andrés era totalmente imprevisible. Cada llamada, cada mensaje, cada mail era algo fuera de lo común que ahora todos los que estuvimos cerca de él no podemos dejar de leer.

Me da una rabia inmensa no poder ver este concierto desde el otro lado...sentada en Galileo. No sé cuántas veces me llamó para preguntarme si un miércoles era buena fecha para tocar.

Recuerdo que cuando empezamos a tocar pegábamos carteles en los autobuses cuando íbamos a tocar a alguna universidad, a él le encantaba y me decía "hasta dónde crees que llegaran nuestras caras ahí pegadas?"

Desde entonces  han pasado muchas cosas, y creo que nunca he visto a Andrés más feliz que ahora, con su disco a punto de salir. Contando historias que sólo le pasan a él, y contándotelas tan bien que parece que estuvieras ahí con él, sintiendo lo mismo. El disco es precioso, precioso y especial como él. Cuando acabas de escucharlo parece que estuviste allí, con ocho años, y que tampoco te despertaron para ver el cometa Halley, que te enamoraste en Tel Aviv, y que también estuviste en una fiesta llena de animales locos que sólo él podía imaginar…Las melodías de Andrés te transportan a un sitio donde sólo llega él.

Quiero pensar que ese universo a donde sólo él me transporta, realmente existe, y quiero pensar que él está allí ahora.

Conchita


Las canciones de Andrés Lewin vienen de otro planeta. Un planeta en el que un niño de 7 años era capaz de pintar, hacer fotografías o tocar el piano como un adulto. Su personalidad era la de un genio, con todo lo bueno y malo que eso conlleva. La alegría y el sufrimiento. Y eso impregna cada de uno de sus acordes, cada una de sus frases. Cuando conectas con su música, sabes que no querrás salir nunca de ese planeta en el que se mezclan animales que hablan, amores imposibles en ciudades remotas, niños que se pasan la vida esperando el regreso de un cometa. Las melodías y letras más bellas que ha dado la música de nuestro país en los últimos años. ARTE con mayúsculas, aquel que sobrevive a las modas y al paso del tiempo. Algún día muchos soñarán con haber ido a un concierto de Andrés Lewin durante la corta y al mismo tiempo extensa vida que vivió y preguntarán por qué no supieron de la existencia de este artista tan diferente, tan especial y tan brutalmente maravilloso. Ese era su destino, como el de muchos otros grandes genios no reconocidos en vida. Pero amigas y amigos, nos ha dejado sus discos, sus canciones imborrables que quedarán ya para siempre en lo que nos queda de futuro. Andrés sólo buscaba al componer conseguir emocionarse a sí mismo y a los demás. No buscaba fama, ni dinero. Buscaba la belleza. Y la encontró muchas veces en forma de canción. Ahora, mucha gente dará al play y no dejará que Andrés salga nunca jamás ya de su vida.

Al final él ganará.

Es dueño, por derecho propio, de su trozo de eternidad.

Luis Ramiro

 


Comentarios (0)

Escribir comentario

Publicidad
Publicidad

'Bienvenidos a Dietland', libro en el que se basa la serie de AMC, nuestra RECOMENDACIÓN ESPECIAL del mes de julio.

¡¡Lee nuestra AMPLIA RESEÑA y los por qués de nuestra recomendación CLICKANDO EN ESTE ENLACE!!

Más contenido exclusivo en Facebook: ¡Únete!

Últimos comentarios